Como crear tu marca personal y dejar a un lado el ego

Durante un tiempo, desde que decidí crear mi marca personal (hay que estar en Internet), entré en la crisis de lo que llaman el síndrome del impostor.

Este síndrome es el fruto de la baja autoestima. De no creer que se es suficiente y la auto exigencia. Mi intención no es refugiarme bajo el lastre de ser mujer, aunque si ha sido determinante. La falta de autoestima, de dejar de cuidar de mi y cuidar demasiado a los demás, ha sido una creencia que me ha pesado en las espaldas durante demasiado tiempo.

Voy al tema, veréis, comencé a crear esta web animada por mi hija. Ella pensaba que todos los mandalas que tejía se merecían un espacio en Internet. Y así lo hice, comencé a mirarme desde otra perspectiva, a valorarme y a buscar de que manera podía darme a conocer.

Estuve años considerando a Mar de Mandalas como un proyecto, hasta que una mujer me hizo ver que lo que tenía entre manos, si siempre era un proyecto, no llegaría a manifestarse como algo que ya es real.

Esa fue la crisis, qué soy, qué hago, cómo lo hago y para qué lo hago. ¿Cual es la verdadera razón de ser de Mar de Mandalas? Decidí que Mar de Mandalas fuera mi marca personal, y no una tienda online donde exponer y vender mis mandalas.

Muchas reflexiones, entrar en la valoración sobre quien soy, exprimir años de experiencias, formatear mi mente y llegar a la conclusión que algo grande podía hacer con mi aprendizaje de vida.

Tengo formación en diferentes áreas, un trayecto de vida centrado en el desarrollo personal, que finalmente ha derivado en el desarrollo espiritual. Ahora me siento en mi centro, se quien soy a donde voy.

Crear la marca personal me sirve de terapia

Al dedicarme a las terapias y haber acabado siendo coach espiritual, me obliga a esforzarme en el camino del SER. Cada día me entreno para sentirme plenamente consciente, auto observándome, abrazando mis zonas oscuras y con más ganas de vivir.

Me gusta escribir, hago varios posts al día en la web, que a parte de hacerlo para posicionar, estoy disfrutando de los momentos de inspiración y creatividad.

La terapia la hago al escribir, me centro en lo que pienso, estructuro la mente , el texto de un post, y se va creando una nueva sincronicidad que me va llevando a la creación de una realidad, que es la mía, no como Marta, sino como Mar de Mandalas.

Mar de Mandalas no es una bonita marca para competir, es el resultado de un desapego, un lugar mágico donde la energía del alma que albergo se expande, se muestra y comparte.

En Mar de Mandalas me expreso, comparto mis conocimientos y te ayudo a creer en ti, sin máscaras, sin márqueting, solo por el echo de tener la oportunidad de SER quien eres en realidad y permitir que suceda la transformación.

Terapias Online de Mar de Mandalas

En Mar de Mandalas utilizo la terapia online porque resulta más cómodo en varios aspectos, uno porque resulta más económico, dos porque puede ser cualquier día de la semana, me adapto a tus necesidades y tres porque las distancias no son un problema. Barato, cuando quieras y desde donde quieras.