Cuando das el salto cuántico casi sin darte cuenta

Salir de la zona de confort es dar un salto cuántico, dejar de sentir miedo y lanzarse a la aventura confiando en saber que allí donde estés, estarás contigo misma.

Dejar fluir y que las cosas sucedan, un orden invisible que va poniendo las cosas en su lugar, sin forzar, suavemente.

Muchas veces somos nosotras mismas las que bloqueamos la energía sin saberlo, proyectamos barreras sutiles que no permiten fluir la energía creadora que nos aguarda para darnos toda la abundancia del universo.

Tejer a lo grande, pensar en la abundancia infinita y la creatividad diseña una realidad que jamás antes habías imaginado.

Mi vida es mía, yo creo mi realidad ante un futuro incierto lleno de oportunidades.

Ahora los psicólogos hablan del estrés postraumático después de los confinamientos y el miedo a la pandemia.

El shock emocional ha durado demasiado tiempo, si no hemos atendido nuestras necesidades a plena conciencia, si hemos tenido que atender a otros antes que a nosotras mismas, se ha acumulado estrés y hay que prestarle atención.

Dedícate tiempo, con cosas sencillas, haz lo que te guste en la medida que puedas y si puedes decicar tiempo al arteterapia, además de estar sanando tú, sanará tu entorno.

Las altas vibraciones que se alcanzan haciendo mandalas, mueven mucha energía positiva que irradias en tu entorno. Cambias tú y cambias el exterior.

Si necesitas saber más sobre esta técnica, contacta conmigo. Podemos hacer un taller personalizado, donde nada más empezar, sentirás la fuerza de la conexión contigo misma.
Un abrazo!