El arte como terapia

El arte como terapia para la ansiedad

Vivimos momentos sobre los que no hay precedentes. Si buscamos referencias sobre como afrontar esta situación, nos damos cuenta que lo único que tenemos son nuestros recursos propios.

Seguro que en otros momentos de tu vida te has sentido de forma parecida. Siéntate un rato a respirar profundamente, siente la calma y observa que pensamientos vienen a tu mente.

En otros momentos de lo cotidiano seguro que aparecen como ráfagas fugaces algunos pensamientos, sensaciones, emociones que te conectan con algún momento de tu pasado. Esos son los recursos que tienes para poder gestionar el momento en el que vivimos.

Yo me conecto fácilmente con esos recursos cuando tejo mandalas. Vienen a mi mente ideas, formas abstractas que se van organizando y acaban creando un hermoso proyecto.

Cada color que utilizo me produce diferentes sensaciones, la meditación que practico mientras elaboro un nuevo mandala, la respiración lenta y pausada, con suspiros que llenan mis pulmones de nueva realidad creando, y los mensajes que mi mente me envía son un canal de soluciones que nacen de mi interior, de lo que ya conozco.

Tal vez pienses que en ese va y ven de pensamientos que afloran es difícil que algo tenga sentido. Lo tiene. Mantente conectado a ellos, son mensajes.

Esos mensajes que se hacen conscientes son la clave, te están diciendo que detrás de ellos se esconden posibles “cosillas” que no se han solucionado y que toca centrarse en valorar hasta que punto, han hecho de ti lo que eres ahora.

Es maravilloso cuando expresas a través de tus manos.

Las manos van a materializar una realidad, un sueño, algo que estaba en otro plano y que ha venido a revelarse en forma de arte.

Las manos van a crear algo que está en la mente y que se ha conectado con lo más profundo de tu ser gracias a la meditación que practicas mientras tejes.

Cuando empecé a tejer mandalas descubrí el aquí y ahora de forma mucho más consciente. Vi la importancia de la concentración para evitar equivocaciones y así obtener un bonito resultado. El resultado de algo creado por mi, de gran belleza que además me estaba comunicando misterios de mi interior.

Descubrí mucho más que eso. Descubrí que en mis sueños habían claves que me proporcionaban soluciones y que de mi dependía poner remedios a mis inquietudes.

Poco a poco fui desarrollando más proyectos y entonces fue cuando me sorprendí de forma consciente: Había logrado canalizar mi ansiedad transformándola en algo bello, que trabajado con amor hacia mi, también llegaba a los demás cambiando mi entorno, abriendo puertas, manifestando lo más profundo de mi ser.

Los mandalas son creaciones del universo, tu estas conectado con tu universo interior y con el exterior. Se fuisionan para mostrarse, para que lo veamos, lo sintamos y lo amemos.

Esto es lo que sana tu ansiedad, la mía,…

Si tu consigues estar bien, yo estoy bien, tu entorno está bien y cambia el mundo.