Proyecto EscuchArte

Practica el arte de EscuchArte, mediante la elaboración de mandalas tejidos, sabrás como tus manos son sabios canales creadores de belleza y tienen el poder de transformar tu vida.

Muchos de nosotros nos sentimos incapaces de parar, de centrar nuestros pensamiento, la mente inquieta elabora guiones, películas, toda clase de conjeturas, simples ilusiones que carecen de todo fundamento y nos alejan del presente.

Párate a observar lo que piensas y como piensas, hay mucha creatividad en ello, haces guiones maravillosos, pura creatividad que lastimosamente se la lleva el viento.

A parte de ir hacia ninguna parte, toda esta creatividad se vuelve en tu contra, te sientes inmerso en un va y ven de emociones que quedan enterradas bajo más emociones, formando un cóctel que no hay quien se lo beba, más bien sabe mal, se te atraganta hasta que acabas escupiendo o vomitando.

Esta es la parte negativa del texto, pero vayamos a por lo que nos interesa de verdad.

El proyecto EscuhArte te enseña a aprender a escuchar tu mente a través del arte.

Te puedo contar mi experiencia, tratar de animarte para que inicies esta aventura, pero lo que verdaderamente me interesa es que lo pruebes, que experimentes por ti mismo y averigües cual valioso es que te prestes atención.

Toda la creatividad que tienes, porque la tienes, la desarrollas de mil formas distintas, para vivir hay que ser creativo. Solo tienes que aprender a enfocar y a dar valor a la creatividad.

En el día a día podemos implementar diferentes maneras de usar la creatividad para crear belleza. Que es la belleza sino lo verdadero, lo auténtico. Por ejemplo, una flor, es algo verdadero, ponla en el centro de la mesa cuando te dispongas a servir la comida.

El amor verdadero es bello, nos hace sentir en paz.

La belleza activa las conexiones neuronales, haciéndonos sentir mejor, yendo más allá del bienestar, aumenta la vibración y como consecuencia la sensación de plenitud. Cuando nos sentimos plenos dejamos atrás ese vacío existencial que nos angustia.

Las huídas hacia adelante producen ansiedad y estrés que bloquean la creatividad, o mejor dicho, la creatividad productiva, no entendida en modo dinero, la creatividad entendida para crear belleza y aumentar nuestra autoestima, el gozo de vivir.

La impaciencia es limitante, creemos que en este instante presente cualquier cosa nos fastidia, que vamos a estar mejor después, y después que después, así desperdiciamos cada valioso instante de nuestra vida.

El arte como observadores de realidades concebidas desde otras perspectivas, desde otra dimensión en la que el artista se encuentra cuando crea su obra, nos invita a parar, a reflexionar, a ver más allá de nuestra propia percepción.

Practica esto mismo con cualquier cosa que tus sentidos estén percibiendo, desde afuera, como expectador, no te involucres, solo observa, escucha, siente que que despierta en ti, sin juicio.

A partir de aquí estás descubriendo que significa estar en tu centro.

A través del arte puedes descubrir que piensas, observar tu mente como crea pensamientos, si son positivos o negativos, aprendes a dejarte llevar por lo que te hace feliz y desechar lo que te hace sufrir. Ya conoces la frase, «el dolor es inevitable, sufrir es opcional».

En la observación interviene la escucha, no con los oídos, sino con el corazón. Puedes escuchar tus pensamientos, a tu cuerpo, fijarte, darte cuenta de como te sientes y cuando estás como una madeja de lana liada, practica el personaje de espectador de ti mismo.

Ejercicio para practicar la paciencia.

Te invito a hacer ejercicios con la madeja de lana liada, usa las manos para deshacer los nudos, ve enrollando y enrollando hasta que aparezca el desafío del nudo, tócalo con suavidad, míralo, respira profundamente y disponte a deshacerlo. Pídele a tus dedos que encuentren suavemente la forma de aflojarlo, y respira profundamente.

REIKI EN IGUALADA

INFORMACIÓN ARTETERAPIA

Terapias Online de Mar de Mandalas

En Mar de Mandalas utilizo la terapia online porque resulta más cómodo en varios aspectos, uno porque resulta más económico, dos porque puede ser cualquier día de la semana, me adapto a tus necesidades y tres porque las distancias no son un problema. Barato, cuando quieras y desde donde quieras.