Qué nombre le pones a los mandalas

 

De mandala lila, grande, de casi un metro, 90 centímetros para ser más exactos, a mandala enredado y buscador de soluciones en un entramado de oportunidades y emociones.

¿Tu qué nombre le pones a los mandalas?

Se me ha ocurrido llamarle #8M, comencé a re-trabajarlo en una exposición con ADAB, Associació de Dones Artesanes de Blanes, para el #25N.

Como cada año, en esta asociación a la que pertenezco desde hace 5 años, realizamos actos poéticos de concienciación con motivo de estas fechas relevantes y reivindicativas. Unas veces exponemos en las calles y plazas de Blanes, y otras en alguna sala del ayuntamiento. Todo ello canalizado a través del proyecto “Mandalas Por La Paz Y La Igualdad”.

Así que, de Mandala Lila a Mandala #8M.

Coinciden fechas especiales, en las que todas nos conectamos para ser una única voz, hacernos visibles, empoderadas.

Este mandala significa eso para mi, fue el primer mandala de 90 cm. que tejí y ahora, haciendo una valoración del proceso realizado, con este resultado final, observo el empoderamiento, desde dentro hacia afuera.

Así es como tejemos los mandalas, de dentro a fuera, todo empieza con un núcleo, un ser que se expande, fluyendo en el ahora, fuera del espacio y el tiempo, solo importa el mandala y lo que percibes en esta meditación.

Después de tejerlo, siempre pienso que aún se pueden hacer muchas más cosas, pero si me tengo en cuenta a mi y mi entorno, puedo saber cuando se ha terminado.

El mandala #8M, está en mi vida para recordarme de donde vengo y hacia a donde me dirijo, sin importar las prisas, solo observar como todo está planificado por un algo divino que teje el destino de nuestras vidas.

Tener en cuenta el momento de tu vida en el que tejes el mandala es importante para darle un nombre, le da poder.